diseño web

Des.armar

Artistas. Mitsue Kido
Exposición. Instalación- exhibición y pop up store
Fecha de inauguración. 6 de octubre de 2018.

Producción: Carina Borgogno- Quema la nave

Tendemos a percibir la existencia y el posicionamiento de los objetos como una forma final, como algo determinado, permanente e inmutable. Desconociendo su verdadera naturaleza que sólo podemos descubrirla y reconocerla al desarmarlas. La exhibición toma en cuenta este principio fundamental de desarmar en todas sus acepciones. Desarmar el objeto para componer un continuo flotante en la sala como un gran contorno sin fin de una figura sin límites que se compone de la coraza imprescindible de las lámparas. Desarmar es el acto de quitar las armas de algo de la misma forma que esta instalación quita la armadura o pantalla de los luminarios. Despojando y revelando su naturaleza descompuesta que pone en evidencia la naturaleza mutable de los objetos. Des.armar es una instalación que descompone el producto de diseño de la marca Moshi-Moshi. Proyecto de pantallas de lámparas construidas y estructuradas en base a los principios geométricos del Origami, compuesto por un sistema de pliegues que transmuta del papel plano a una figura volumétrica. Obra de la diseñadora y arquitecta Mitsue Kido quien persigue a través de su trabajo explorar e interpretar las posibilidades del arte japonés.

Mitsue Kido Arquitecta chilena de origen japonés, egresada de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Después de trabajar en arquitectura, comenzó su propio estudio de diseño. Desde 2012, se dedica a fabricar productos y objetos fabricados principalmente con papel. El proyecto "Origami" fue beneficiado por la beca chilena Fondart 2013. Está compuesto por dos proyectos paralelos. "Piqui-niqui" es un proyecto de servicios, que utiliza el concepto de arquitectura efímera y contenedores de alimentos de origami para eventos, por otro lado es "Moshi-moshi".

Se centra principalmente en el diseño de lámparas hechas de papel e inspiradas en el arte del origami. Ambos proyectos son actualmente operativos, el estudio está ubicado en Santiago de Chile y la importancia detrás del uso de papel responde a un interés personal en el patrimonio japonés y una investigación estética a través de la técnica de Origami.